"DE TODO COMO EN BOTICA" FUE UN ÉXITO

EL ESPECTÁCULO SOLIDARIO SE REALIZÓ EL PASADO DOMINGO A SALA LLENA, EN EL CINE TEATRO ROMA.

Convocando a talentosos artistas con un fin solidario, pero ante todo brindando un show de alto nivel escénico, Carlos Vargas, puso en marcha una vez más el espectáculo: "De todo como en Botica".

Pasadas las 19 hs en el Cine Teatro Roma, los asistentes que abonaron su entrada, para ayudar  DEBRA (Fundación que ayuda a los pacientes con piel de cristal), se sorprendieron ante una intro a puro baile a cargo del ballet "Renacer", dirigido por Walter Kochanovsky y Miriam Solé.

Stella Maris Vulvano, presidente de DEBRA, subió al escenario para agradecer el compromiso y la acción solidaria de talentosos músicos y bailarines, que siempre ayudan a la Fundación con estos eventos y especialmente al Pueblo de Marcos Paz, por su respuesta solidaria con la causa de los niños con piel de cristal.

La conducción del evento, con pases de humor, emoción y calidad para entretener a la audiencia, estuvo a cargo de los presentadores: Martín Villordo y Pablo Arrigoni.

Con sólidas intervenciones de músicos amigos, que siempre colaboran para este tipo de actuaciones, con el objetivo de ayudar, además del propio Vargas (invitó a la reflexión con su zamba conmemorativa de Mendoza, sus callecitas cuyanas y la plegaria, sufrida y muy actual del niño mapuche), Adrian Müller en guitarra, gran versión del tango "Uno", Natalia Acuña, deleitó al público con su interpretación del tango "Nada", la percusión de Guillote Rodríguez, los teclados firme sostén musical de toda la actuación, con la maestría de Santiago Hurtado y el violín invitado de Nicolás Anchordoqui, entre otors artistas.

Volvió a escena el Coro Vocacional Marcos Paz, con 17 integrantes dirigidos por el profesor Víctor Magni, versionando un tema instalado en el cancionero popular "Seminare" (Seru Giran).

Con amplia trayectoria por los escenarios del mundo, Walter Kochanovsky, mostró la destreza y crecimiento de su ballet, incursionando en diversos ritmos, pero siendo ovacionado en el malambo, con lucimiento de boleadoras y la incorporación femenina a esta rama más corporal del baile folklórico.

Con parejas bailando bajo el escenario, como pista de patio santiagueño, el cierre a pura alegría con participación de todos fue a ritmo de chamamé y cumbias.

Un orgullo para nuestra comunidad, que jovenes de probada trayectoria, dediquen su tiempo para mostrar su arte, y ayudar a asistir casos como los niños de piel liquída, enferdad no tan conocida, pero que necesita ayuda para asisitirlos, aplausos de pie, por otra Botica.

Hugo Canal Bialy